Barra de vídeo

Loading...

martes, 19 de abril de 2016

La incontinencia en la tercera edad.




Ha llegado el momento de ayudar al adulto mayor a tomar la decisión de invitarlo a usar ropa interior para adulto mejor conocida como "pañal" y este tema se vuelve un conflicto familiar donde nuestro padre o abuelo se niega a aceptar un hecho que ya de por sí lo puede deprimir al sentir que se esta volviendo viejo e inútil.
Suena fuerte este pensamiento, pero la realidad es que muchas familias se enfrentan a este hecho prácticamente todos los días y en verdad que no estamos preparados para lograrlo, por lo general acabaremos peleando con la persona y obligándolo a usar la ropa interior contra su voluntad y en el peor de los casos discutiendo con el adulto generando un ambiente hostil en la familia.
He aquí algunas recomendaciones que pueden ser de gran ayuda para resolver este problema de la mejor manera posible.
Escribir sobre las causas medicas sería reiterativo y además hay muchísima información al respecto en la red, sin embargo existe muy poca información sobre que método usar para convencer a un adulto mayor a usar la ropa interior cuando se resiste a hacerlo.

He localizado una pagina española que se dedica exclusivamente a tratar los temas de la Incontinencia en los adultos mayores que contiene información muy valiosa para quién esta luchando actualmente con el problema de un familiar por lo que, como ya es costumbre les pondré algunos párrafos y si alguien desea ahondar sobre el tema, acudir a la pagina para obtener información mas completa.

http://www.observatoriodelaincontinencia.es/index.php

Incontinencia Urinaria


La Incontinencia Urinaria es definida según la International Continence Society (ICS) como “queja o molestia derivada de cualquier escape involuntario de orina”.
La Incontinencia Urinaria es uno de los problemas sanitarios más angustiosos que una persona puede padecer. Quienes la sufren con frecuencia sienten molestias y vergüenza. Hay que tener en cuenta que el 80% de los incontinentes españoles manifiestan un rechazo hacia su situación, y el 86% se siente rechazado socialmente.
Esta enfermedad afecta a aspectos de la vida diaria tan fundamentales como el descanso, el desempeño de una actividad laboral y las actividades de ocio. Por lo tanto, las consecuencias pueden ser no sólo físicas (lesiones cutáneas y problemas de higiene) sino que también afecta psicológicamente a los pacientes que muestran una tendencia al aislamiento y a la depresión.

Los tipos de Incontinencia Urinaria más frecuentes son:

Incontinencia Urinaria de esfuerzo, es la pérdida involuntaria de orina provocada por un esfuerzo (actividad física, tos, risa, estornudos, etc). Afecta fundamentalmente a mujeres de edad media.
Incontinencia Urinaria de urgencia, es la pérdida involuntaria de orina asociada a un fuerte deseo miccional que se produce como consecuencia de una contracción involuntaria del músculo detrusor. Afecta a ambos sexos por igual, sobre todo en edad avanzada.
Incontinencia Urinaria mixta, en la que se combinan los dos tipos de incontinencia antes mencionados.

Las causas que nos llevan a la Incontinencia Urinaria son variadas:

Causas congénitas (espina bífida con hernia espinal de la médula y meninges, agenesia del sacro, etc).
Causas adquiridas, aquellas que aparecen a lo largo de la vida:
1.- Disfunción fisiológica de la vejiga (inestabilidad del detrusor, aumento de la presión abdominal, obstrucción a la evacuación y vejiga atónica).
2.- Factores que influyen directamente sobre el funcionamiento de la vejiga (trastornos endocrinos como la diabetes o el déficit estrogénito en la menopausia, que empeora la incontinencia de esfuerzo).
3.- Factores que afectan a la capacidad de controlar la vejiga (inmovilidad total o parcial, demencia avanzada etc.)
Hoy sabemos que la Incontinencia Urinaria no es un proceso irreversible y en muchas ocasiones puede ser tratada mediante fisioterapia, reeducación de los hábitos del paciente, farmacología o cirugía. No obstante, cuando ello no es posible, se acude al tratamiento paliativo.

Hasta aquí tenemos un panorama general del problema, sin embargo lo que realmente nos interesa es saber como enfrentarnos al hecho de que el adulto mayor no quiera usar la ropa intima por miedo, angustia, incomodidad, sensación de inseguridad y muchos sentimientos que atraviesan por su mente.
Encontré esta pagina donde nos ayudan con algunos buenos consejos especialmente si alguien se dedica de manera profesional al cuidado especializado de adultos mayores por lo cual se los voy a transcribir y les dejo el link por si desean ahondar sobre el tema.


Consejos para cuidadores del Adulto MayorMundo Cotidian

cuidadores


La incontinencia, urinaria o fecal, es un problema muy común en los adultos mayores y se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina o heces. Existen diversos tratamientos eficaces para controlarla y así mejorar la calidad de vida del anciano. Aquí ofrecemos algunos consejos para cuidadores del adulto mayor.
Quienes sufren de incontinencia ven mermada sus relaciones sociales, pues éste es un problema que va avergonzando a la persona, provocándole consecuencias como el aislamiento y la pérdida de autoestima. Es por esto, que en estas situaciones los cuidadores han de tener mucha delicadeza y respeto.
El cuidador del adulto mayor, ya sea profesional o familiar, ha de tomar ciertas medidas básicas, como las descritas a continuación:
1. Intente establecer horarios regulares para ir al baño. De no poderse crear un hábito, lo ideal es acompañarlo al baño cada dos horas durante el día  y en un lapso similar por las noches.
2. Vigilar que el camino hacia el baño sea de rápido acceso. Es decir, verificar las luces de noche, que los timbres o llamadores estén a la mano, elementos de seguridad disponibles, como barandas; y que las ropas de cama sean fáciles de quitar.
3. Concretar que la distribución de líquidos a lo largo del día sea la ordenada por el médico. De todos modos, no está de más aclarar que la ingesta de líquidos del adulto mayor no debe ser menos de 2,5 litros en 24 horas promedio, variando en invierno o en verano de acuerdo a las condiciones climáticas.
4. Motive al paciente.
5. Efectúe refuerzos positivos. Es decir, felicítelo por sus logros, por ejemplo, cuando alcance a llegar al baño.
6. Dele afecto y ofrézcale respeto. Éste es un factor muy importante.

Los pañales

Uno de los métodos más frecuentes para manejar la incontinencia, es la utilización de pañales para adultos. Para conseguir el mejor uso posible de éstos, además de elegirlos según la forma y  tamaño más adecuados:
1. Revíselos con frecuencia.  
2. Cámbielos cuando sea preciso.  
3. Compruebe que la piel no se enrojezca o irrite. Si sucediera, es importante comunicarlo al médico.
4. Prevenga la formación de úlceras en el sacro, nalgas y órganos genitales,  hidratando bien la piel diariamente, mediante cremas protectoras.
5. Mantenga al paciente limpio y seco. El contacto prolongado de la orina con la piel aumenta el riesgo de  infecciones y favorece la irritación y la aparición de lesiones y úlceras.
6. Vista al paciente con ropas cómodas, anchas y fáciles de abrir y manejar.  
7. Vigile el color y el olor de la orina. Si nota cambios que le llamen la atención, consulte al médico.
8. Evite largos períodos de inmovilidad, realice cambios posturales frecuentes en el paciente encamado o sentado y, siempre que sea posible, anímelo a levantarse y andar.
Recuerde que la incontinencia es un problema involuntario por lo que el adulto mayor depende de usted y de su respeto

Ahora bien, esto es en lo que se refiere a los cuidados que se deben tener con el paciente pero que pasa con el que cuida al adulto mayor, también se tiene que ayudar ya que la labor es agotadora y por momentos desesperante, por ello les incluyo estas recomendaciones que encontré en una pagina de los pañales Tena y que me pareció lo mas serio en información.

Sugerencias de otros cuidadores


Cuidar de un amigo o familiar implica una serie de cambios en tu vida que a veces se acompañan de emociones que nunca habías sentido antes. Muchos cuidadores consideran que su tarea es responsabilidad suya exclusivamente y de nadie más. Quizás les resulte incómodo pedir ayuda porque crean que nadie pueda hacerlo mejor o es posible que la persona afectada sólo acepte la atención de sus allegados. Cada situación es diferente, pero muchas personas encuentran que sus sentimientos pueden estar entre el amor y la satisfacción por cuidar a un ser querido y el resentimiento por el impacto que causa en sus vidas. Esto puede dar lugar a sentimientos de culpa, estrés, irritabilidad y agotamiento. Es importante reconocer y expresar estas emociones con alguien de confianza o en un grupo de apoyo.

No pasa nada por pedir ayuda

Los amigos y la familia son una gran fuente de ayuda y apoyo, así que no debes pensar que les molestará echar una mano. Es muy probable que te admiren por lo que haces y les gustará poder aportar algo a tu labor. Pedir ayuda no significa ser débil; puede que incluso con ello consigas el tiempo que necesitas dedicarte a ti para poder mejorar como cuidador.
Pide a tus familiares que se comprometan con algunas tareas de la casa o que te ayuden en momentos puntuales de la semana. Una ocasión perfecta para pedir ayuda puede ser durante una reunión familiar, ya que muchos se animarán al ver a otros dispuestos también a ayudar. Elabora una lista de turnos para confirmar las promesas de todos y propón la ayuda en parejas si no se sienten capaces de realizar el trabajo en solitario.
Acepta la ayuda de los amigos. Si no puedes ir de compras y ellos sí, no les importará en absoluto que les encargues algunas cosas. Pueden echarte una mano incluso en las tareas menos frecuentes de la casa como, por ejemplo, cortar el césped. Recuerda, no todos los amigos te ayudarán directamente con las tareas del cuidado, pero cualquier aportación puede suponer un tiempo muy valioso para darte un respiro.

Comparte los altibajos

Todos sabemos que existen altibajos cuando cuidamos de alguien con incontinencia. Hay momentos de dificultades, de humor y otras veces en las que te das cuenta de que ofrecer el mejor cuidado posible es un privilegio enormemente gratificante. Compartir estos sentimientos ayudará y animará a otras personas que se encuentren en la misma situación, al mismo tiempo que te permitirá mantener una sensación de equilibrio. Organiza reuniones semanales o mensuales con amigos y familiares que te ayuden en tu labor. Si compartes las experiencias positivas y negativas, crearás una sólida red de ayuda donde podrás desahogarte en un ambiente de comprensión.

Canaliza el enfado y la frustración

La persona atendida puede sentirse angustiada y descargar su frustración en el cuidador. Si es así, intenta recordar que ellos no han elegido ser dependientes de ti. Se han visto obligados por las circunstancias y pueden deprimirse. Intenta dirigir tu enfado a las circunstancias médicas en lugar de a la persona que está intentando sobrellevarlas. A veces una tercera persona puede ayudar a disminuir la tensión y compartir la carga.

Escribe tus sentimientos

Una de las terapias más antiguas y eficaces para afrontar los altibajos consiste en escribir lo que se siente. Quizás por ello, escribir un diario es una práctica tan antigua. Vale, después de un largo día de trabajo, es posible que el cansancio sea demasiado grande para escribir una novela. Sin embargo, intenta escribir una lista de aspectos positivos y negativos una vez por semana. Observa lo positivo y piensa cómo puedes aplicarlo y basarte en eso la semana siguiente. Respecto a los aspectos negativos, piensa cómo puedes reducirlos al mínimo.

Tu salud es lo primero

No hay duda de que un buen cuidador debe estar en forma. Reconoce cuando no te encuentres bien y toma medidas para conservarte en un buen estado de salud. Es fácil descuidar la alimentación cuando se está al cuidado de alguien, el tiempo pasa volando y las comidas se hacen a toda prisa. Intenta no saltarte ninguna comida importante. Tendrás más energía y te sentirás mucho mejor.

Un respiro marca la diferencia

Si la situación te sobrepasa, no te limites a echarte la culpa. Tómate tu tiempo para encajar las nuevas responsabilidades y piensa distintas formas de hacer las cosas. En particular, un respiro de vez en cuando resulta fundamental. Date una palmadita en la espalda por hacer un excelente trabajo y, lo más importante, tómate un descanso de vez en cuando porque te lo mereces.

Un poco de aire fresco

Suena como si fuera algo que dijeran nuestros abuelos, pero no hay nada como respirar un poco de aire fresco (si el tiempo lo permite). Incluso un paseo de 5 minutos dando la vuelta a la manzana puede levantar el ánimo y hacer que veas las cosas de otro modo. Intenta pasar algún tiempo al aire libre durante el día para reforzar el ánimo (y tus niveles de vitamina D). Y recuerda que esto también beneficia a la persona atendida, por lo que si es posible que salga de vez en cuando, motívala a eso.

Mímate

Intenta darte algún capricho cada día. Todas las mañanas, elije un momento del día para darte un poco de mimo (algo que te apetezca mucho). Puede ser saborear esa galleta de chocolate a las tres de la tarde, un vasito de vino al final del día o un buen baño caliente. Sea lo que sea, planéalo, no te lo saltes y disfruta.

Celebra lo que haces

Trabajas tanto que, ¿cuándo tienes tiempo de pensar en todo el bien que haces? La comodidad, los cuidados, el respeto hacia la persona que cuidas... Es muy fácil sumergirse en la rutina y olvidar todo lo demás. Intenta recordar que debes sentirte orgulloso por tu labor; los cuidadores son un colectivo especial y fundamental en el mantenimiento de la estructura social. En ocasiones tú, tu familia y tus amigos deben recordar esto.

Busca asesoramiento de organizaciones profesionales

Es posible que en tu zona encuentres centros de día para adultos u organizaciones de asistencia médica. Si es así, podrás tomarte un respiro durante algunas horas y dejar en buenas manos a la persona que cuides. Otra ventaja es que la persona afectada tendrá la posibilidad de conocer a otros pacientes. Muchas de estas organizaciones ofrecen servicio de transporte, organizan actividades en grupo como excursiones de un día y preparan comidas ligeras. Puede que incluso proporcionen un servicio de comidas a domicilio para las personas que no puedan salir de casa.
Entre otros servicios útiles se incluyen farmacias que entregan gratis los productos a domicilio y algunos colegios, universidades o grupos juveniles que cuentan con iniciativas para estudiantes/miembros. Si estos colectivos pretenden realizar una labor de servicio a la comunidad, puede que recibas su ayuda.
En la mayoría de las zonas, cuidadores profesionales pueden acudir a tu domicilio para llevar a cabo los cuidados. Podrás sacar tiempo para ti o para quedar con tus amigos. Si deseas tomarte un descanso más largo, puedes informarte sobre algún centro que ofrezca estancias cortas.
En la sección de enlaces de interés podrás encontrar organizaciones, o bien, consulta con los servicios de salud locales de tu zona. Infórmate de los recursos que tienes cerca.

Conoce a otros cuidadores

Busca un grupo de ayuda cercano para relacionarte con otros cuidadores. Compartir experiencias con personas que se encuentran en la misma situación te dará seguridad y podrás recibir consejos y sugerencias de gran utilidad.

Ayudas sociales

Es posible que tengas derecho a percibir alguna ayuda económica por parte del servicio de salud. Consulta con tu médico de cabecera sobre productos financiados por la Seguridad Social. Si es así, ponte en contacto con tu centro de salud.

Sigue aprendiendo

Estar al día con nuevas ideas, productos y técnicas no sólo te garantiza que sigues eligiendo lo mejor para ti y para la persona que cuidas. También te mantiene en contacto con todo el colectivo de cuidadores. Siempre que podamos, publicaremos información importante en el corcho.


Como hemos podido leer, el tema es extenso y hay un par de organizaciones muy serias que se han dedicado a trabajar en este problema que con el tiempo irá creciendo debido al aumento de la población de adultos mayores en el mundo y tener en cuenta estas recomendaciones podrá facilitar en gran medida la labor titánica que muchas familias llevan a cabo para cuidar a padres, abuelos y parientes en situación delicada de salud.

Como siempre les doy las gracias por seguir mi blog y no olviden recomendarlo en sus paginas de Facebook, Twitter y cualquier otra donde participen. También les recuerdo que no deseo usurpar información que ya existe en la red por lo cual le doy el crédito a quien se lo merece para no aparentar lo que no deseo.

https://www.facebook.com/vivirenplenitudlaterceraedad.blogspot/

Les dejo el link de la liga en Facebook para que participen con comentarios, dudas, preguntas y para darle LIKE o ME GUSTA a la pagina para que podamos llegar a mas personas interesadas en el tema.

Para quienes puedan leer en inglés es dejo este link de la Sociedad Internacional de la Incontinencia la cual contiene información muy valiosa.

http://www.ics.orgThe ICS Brand


Publicar un comentario