Barra de vídeo

Loading...

jueves, 12 de mayo de 2016

Los Adultos Mayores Cibernéticos



Tengo una amiga que va a cumplir 80 años y hace unos días le pregunté su opinión sobre el internet y su respuesta me animó a escribir sobre este tema.
Nacer en 1936 y vivir ahora en el año 2016 no debe ser nada fácil, crecer en los primeros años en un sistema arcaico, primitivo y con tan pocos recursos debió haber sido limitante pero al mismo tiempo con el suficiente para desarrollar muchas cosas que hoy es posible que ya no hagamos.

Que pasaba en 1936?


20 de enero: Eduardo VIII es proclamado monarca del Reino Unido y emperador de la India.
13 de febrero: en Londres se estrena la película Tiempos modernos, de Charles Chaplin.
4 de marzo: en Alemania, el dirigible alemán LZ-129 Hindenburg realiza su vuelo inaugural.

1 de agosto: en Berlín (Alemania) se inauguran los Juegos Olímpicos.
14 de septiembre: en Alemania, Hitler promulga el plan cuatrienal para prepararse para la guerra.
3 de noviembre: Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1936. El Presidente demócrata Franklin D. Roosevelt gana los comicios y es reelegido con una aplastante ventaja sobre el republicano Alf Landon de 523 votos electorales frente a los escasos 8 obtenidos por los republicanos.

Parece increíble que en estos años se sucedieron cosas tan importantes y tal vez para muchas personas en el mundo no tenían idea de lo que se estaba gestando por falta de comunicación inmediata. Tal vez si en esta época hubiesen tenido los recursos tecnológicos con los que contamos actualmente, el mundo sería otro.

Hoy 80 años después el mundo ha cambiado de manera radical, hoy podemos conocer cualquier noticia casi al instante que esté sucediendo, hoy podemos hablar al instante con cualquier persona en cualquier parte del mundo, hoy podemos saber cuando se está formando un huracán, hoy podemos ver fotografías de Marte o del Sol, hoy tenemos un aparato electrónico que prácticamente hace todo.

Por ello me hice a la tarea de investigar que piensa un adulto mayor hoy sobre lo que le provoca sentarse frente a una computadora y conectarse al mundo de forma instantánea y que les motiva para hacerlo.

Curiosidad. Lo primero que los motiva es la curiosidad por saber que es el internet, de que se trata, que ofrece, que se puede conseguir con el y hasta donde se puede llegar. Esta curiosidad les ha despertado un deseo por leer, por conocer, por investigar, por expresarse, por conectarse al mundo.
Esta conexión los hace sentirse vivos, útiles y con mayor conocimiento de las cosas a las que antes no tenían acceso tan fácilmente. Antes hubiesen tenido que acudir a la enciclopedia Salvat y buscar información con la limitante que esta quedaba estática en el papel y que tal vez ya era obsoleta. 

Vencer la barrera de la edad. Para muchos adultos mayores tener la experiencia de sentarse frente a una computadora es todo un reto, desde saber como prender la maquina hasta entender un lenguaje que le es desconocido. Eñ solo dar un click y ver que una ventana se abre a un mundo de información les permite vencer la barrera de la edad, porque aunque se sea viejo el solo mover los dedos nos permite saber que esta pasando en la tierra. No se necesita mayor esfuerzo, solo tener agilidad en los dedos y una buena vista para poder leer lo que se les presente en la pantalla. Y si no puede leer, puede escuchar lo que es aun mas maravilloso, por eso existen los audiolibros.

Obtener información valiosa. Una vez que han vencido la barrera de la curiosidad y la supuesta limitación de la edad, empieza la verdadera carrera por la información, además tienen todo el tiempo del mundo para recorrer los pasillos de la red y encontrar cualquier cosa que deseen. Hoy pueden investigar casi cualquier cosa y no necesitan mas que teclear alguna palabra.
Disponibilidad. Apretar un botón y el mundo queda a sus pies, no importa la hora, el momento, el día, la fecha, todo esta ahi a su disposición y si tienen insomnio o duermen poco, la red es una acompañante fiel que no se quejará por la hora o el día, todo esta disponible las 24 horas durante todo el año.


Independencia. Hoy ya no tengo que marcar el teléfono para charlar con un amigo, con un hijo o un hermano, hoy pueden charlar con quien quieran, pueden leer el Facebook y sentir que están conectados al mundo a través de las historias que cada persona expresa en la pagina. Pueden ver Twitter, Facebook, Outlook, Gmail, Google, WhatsApp, Periscope, Skype, y nadie les va a prohibir entrar a cualquier cuarto virtual. Pueden ver prácticamente todo. Las redes sociales han permitido que accedan a información personal de sus familiares y poder conocer mejor a cada uno de los integrantes a través de sus fotografías, sus comentarios o sus gustos.
Vencer la barrera tecnológica. Para un adulto mayor enfrentarse a una computadora, laptop, IPad, IPhone o cualquier otro aparato electrónico que pueda conectarse a la red es suficiente para vencer la barrera de la tecnología, una vez vencida, el mundo es suyo y pueden hacer con el lo que gusten. Las reglas no fueron así cuando fueron educados en la escuela de monjas o sacerdotes, el internado, a militarizada o cualquier escuela donde se les daban órdenes y no podían pensar, solo actuar bajo la disciplina de algún profesor maligno. Hoy pueden hacer lo que les de la gana y nadie se lo va a prohibir,  vencer esa barrera debe ser difícil pero una vez que caiga, el mundo es suyo.

Hoy las personas de la tercera edad pueden comprar medicinas, pueden leer sobre el tratamiento que el doctor les aplicó, pueden investigar sobre los últimos aparatos para discapacitados, pueden pedir comida, pueden comprar ropa, pueden hablar con sus nietos por Skype, pueden escribir un mail a u amigo lejano, pueden enamorarse de nuevo, puede hacer prácticamente cualquier cosa y eso les ha cambiado la vida. Hoy pueden sentir que todo es rápido, que todo es instantáneo, que todo se puede alcanzar y que se puede correr mas que caminar.

Tal vez no lo notan, pero la cotidianeidad hace que ellos se acostumbren a cosas que parecen normales, pero si regresamos el tiempo a 1936 les sorprenderá que, lo que hacían antes no tienen nada que ver con lo que hacen hoy.
Por ello si un adulto mayor decide conectarse a la red debemos ayudarles para que aprendan como si estuvieran regresando al colegio de nuevo, paso a paso como si les enseñáramos el abecedario.

Espero que les guste la nota y espero sus aportaciones en el blog, no dejen de darle LIKE en la pagina de Facebook y seguir de cerca las nuevas notas.
Saludos.







Publicar un comentario