Barra de vídeo

Loading...

sábado, 25 de junio de 2016

Me estoy haciendo viejo. Que hacer para no sentirme así?


Cuando uno se acerca a los 60 años viene una sensación de desasosiego y de angustia al verse al espejo y darse cuenta que la piel del rostro se empieza a arrugar, las canas en muchos casos ya aparecieron y la papada empieza a colgar mostrando una flacidez qué no teníamos hace algunos años atrás.
En las mujeres no solo se empiezan a notar esos cambios, el cuerpo empieza a mostrar las consecuencias de los embarazos y las lactancias, además se dan cuenta que el tiempo ha pasado porque los hijos ya crecieron y algunos ya se han marchado de casa o están por marcharse.
De repente se ven frente a frente a la hora de la cena, marido y mujer y en muchos casos parecieran dos desconocidos que están por empezar una nueva relación, el hombre por lo general ausente de casa por el trabajo, la mujer ausente del marido por exceso de trabajo en casa o por el doble trabajo, cuidar casa y trabajar en alguna oficina.
El panorama no se ve nada alentador, los recuerdos de esa juventud, los recuerdos de los primeros
años de matrimonio, la llegada de los niños, las escuelas, los exámenes, los festivales escolares, las fiestas infantiles y las vacaciones en la playa. Solo son recuerdos.

Hoy la realidad es otra, las parejas se van a enfrentar a una nueva vida, se van a tener que conocer de nuevo porque no es lo mismo tener al esposo proveedor que al esposo retirado y el tendrá que aprender a vivir en casa, si aunque parezca raro, porque el no tiene la mas minima idea de como se maneja la casa y ahora querrá tomar parte en las decisiones que antes solo ella tomaba.
Y los divorciados o viudos tienen una ventaja, ya saben lo que es vivir solos o con alguna pareja temporal, pero también ellos o ellas empezaran a darse cuenta que el tiempo de la vejez a comenzado y empezaran las preguntas, las dudas, los pensamientos, las reflexiones y tal vez por miedo o pena no se atreverán a pedir algún consejo.
Por ello se me ocurren algunos tips que pueden ayudar a solucionar este conflicto, y que conste que no se trata de exponer un tratado psicológico de las causas y efectos de la vejez, creo que hay mucho escrito en este campo.
Aquí la idea es darles algunos consejos prácticos de la vida real, de la vida común y corriente que a cada uno de nosotros les puede ayudar para dar un primer paso para no sentirse viejos.

El primer paso es aceptar que nos estamos haciendo viejos.

Recuerdo un mal encuentro que tuve con una persona por haberle jugado la broma de que se estaba haciendo viejito, en verdad lo tomó muy mal y ello acabó con nuestra maltrecha amistad.
El efecto que le causó la palabra viejito fue más allá de la broma, fue desenmascarar o destapar una cloaca pestilente que viene arrastrando y que por miedo a no saber que se va a encontrar no quiere abrir, pero llega el diablo y le jala la cola para que brinque, eso lo pone muy nervioso y su reacción es; yo no estoy viejo.

Aceptarlo es importante porque eso nos va a quitar el miedo a la vejez, y aceptarlo es entender que el tiempo ha pasado, que hemos recorrido muchos años construyendo una vida y ayudando a otros a construir la suya, que además lo que hemos logrado no ha sido cualquier cosa, que hemos trabajado con mucho esfuerzo para construirlo y eso nos empieza a generar un estado de satisfacción.
No tener miedo a decir, me estoy haciendo viejo, es entender que viene otra etapa de la vida que nos va a dar otro tipo de satisfacciones y alegrías.
Por ello hay que trabajar para aceptar que el tiempo sigue su marcha, que no podemos detenerle y que es mejor ponerle buena cara y buena actitud para evitar ese miedo.

Que debo hacer para sentirme mejor.

Ante todo la actitud para enfrentar la vida, esto quiere decir que los pensamientos que tengamos pueden ser tan positivos como tan negativos como uno quiera manejarlos. Tengo un amigo que acaba de cumplir 80 años y tiene una alegría por vivir que hace que el resto de la gente lo trate con mucho cariño y lo procuren mas por su simpatía que por su edad. A pesar del retiro laboral no deja de ir todos los días al gym y dedicarle sus dos horas de entrenamiento y su hora de triatlón, es decir, vapor, sauna y regadera.
Verlo entrenar da gusto, a pesar de su edad aun logra cargar el peso mínimo en cada aparato y se le ve sano, fuerte, firme en su musculatura a pesar de sus 80 años. Sale a comer a un restaurant por lo menos una vez al mes con sus amigos y se mantiene ocupado con otras atictividades, ver el futbol, ir al super, atender cosas de la casa y ante todo, mantener la mente ocupada.
Hay quienes se encierran en su casa y su mente y solo se dedican a pensar en cuantas medicinas deben tomar al dia, cuando les toca la cita con el medico y platicar de sus dolencias o lo que es peor, leer las noticias para quejarse de lo mal que le va al país, los crímenes que se sucedieron el dia de ayer o las desgracias familiares.
Tengo otro amigo retirado que también acude al gym y su platica gira en torno a las medicinas que toma y las visitas al doctor, a su diabetes y a sus molestias por la enfermedad, lo único que lo salva es la platica del futbol y las apuestas que hacemos para hacer mas interesante la vida.
Con la confianza que me he ganado, trato de hacerle ver que su platica gira en torno a enfermedades y molestias y que eso en el vestidor no es bueno porque hay muchos que acuden para sentirse mejor y no querer oír de dolencias.
Actitud es la palabra y en el pensamiento esta la palabra, ya sea positiva o negativa, depende de cada uno buscar los temas de platica con los amigos o las amigas y hacia donde quiere uno llevar esa relación. He notado que las personas huyen de las que se quejan constantemente y muchas no entienden porque las amistades se alejan de uno, la respuesta es; la mala actitud ante la vida.

Como le hago para cambiar



Yo tengo una regla en mi vida que me ha servido y me ha llevado a cambiar mis actitudes, alejo a la gente negativa, a la gente que se expresa mal de los demás, a la gente que solo habla de medicinas y doctores, a la gente que solo habla de desgracias, a la gente que se queja de todo, a esos los alejo de mi vida porque son como la gripe, si te acercas te la pegan.
Busco gente buena, gente positiva que le guste reir, que le guste contar chistes, que le gusten los deportes, los viajes, los libros, la música, bailar, contar historias, leer noticias agradables, que te muestren la foto de sus nietos, que se vayan de viaje, que disfruten una comida, que les gusten las fiestas, que se levanten de buenas, que sean alegres en una sola palabra.

Por donde empiezo.


Una de las cosas que me he impuesto en la vida es tirar todo, pero absolutamente todo lo que no me sirva, eso incluye objetos de la casa, ropa que ya esta pasada de moda, vender el auto viejo que ya no vale un peso, cambiar la decoración de la casa, modernizarla, regalar esos zapatos que compre para la primera comunión del primer hijo, el sombrero que compré en la playa cuando me casé, y tantas cosas mas que viene uno arrastrando por la vida.
La segunda cosa que haré es vender esa vieja casa que ya no tiene arreglo, a la que solo me cuesta dinero darle mantenimiento porque todo le falla. Muchas personas se arraigan a las cosa materiales y no las dejan ir porque sienten que es una agarradera de la vida, de la historia familiar, de los recuerdos y las herencias familiares.
No les alcanza el dinero, no se preocupen porque van a tirar cosas no a comprar cosas nuevas y de 10 que echen a la basura, tal vez compren una nueva, asi que no teman no se trata de tirar el dinero.
Empiecen a tirar todo lo que ya no sirva porque ese lastre es el que mas pesa.

Una vez que se renueva uno, viene la renovación familiar.



Recuerdo que un amigo se quejaba amargamente conmigo cuando le preguntaba por su madre, me decía que no le gustaba ir a la casa porque lo único que oía eran quejas, desgracias, enfermedades y charlas sobre medicinas y medicos, además siempre o casi siempre al despedirse de la vieja venia un ultimo chantaje: "espero que la próxima vez que vengas, aun este viva"
Lo que debiera ser una visita agradable, feliz, llena de emociones, se vuelve un viacrucis para los hijos y para toda la familia, incluyendo nuera, yerno y nietos púberos insoportables.
La visita de los hijos o hijas o familiares debe ser un verdadero acontecimiento y eso significa que uno como viejo o futuro viejo debemos cuidar.
Empieza por la actitud, le sigue por la forma de recibir, además uno es el que crea el ambiente, por ello los que nos visitan deben llevarse un recuerdo agradable de cada una de las visitas y no solo eso, lo podemos trasladar a las comidas, los regalos, los detalles, las historias, y tantas cosas mas que uno puede regalarles a nuestros familiares.
Tengo una amiga que esta llegando a los 50 años, con hijas de 20 años y hace unos días me confesó que odia a su suegra. La señora se ha encargado de hacerle la vida infeliz a ella y a sus nietas y además chantajear al hijo hasta hartarse, al punto que las vacaciones o fiestas de navidad se han vuelto una batalla campal. Mi amiga me preguntaba si es malo que las nietas odien a la abuela y que no deseen verla.
Mi respuesta fue simple, cada quien recibe lo que sembró, si la abuela las maltrato, el odio y la indiferencia es lo que acabará recibiendo.
Nunca es tarde para cambiar, la familia lo es todo y uno esta condenado a vivir solo si uno no hizo algo bueno por la familia.

Mente sana en cuerpo sano


Por ultimo utilizo esta famosa frase para redondear la idea; si quieren comenzar su vejez o la edad adulta con una mejor calidad de vida hay que comenzar con el cuerpo y nada mejor que hacer ejercicio para limpiarlo de malas energías, de enfermedades y molestias.
Sanear la mente, es un ejercicio que se debe hacer todos los días y repetirse que no hay nada mejor que tener pensamientos positivos, esto al final del camino formará una costumbre diaria y con el tiempo estos llegaran de forma automática.
Lograr esto tendrá su recompensa, la gente cambiara de actitud cuando los vean sanos y felices y se podrá cerrar el circulo perfecto.
Empiecen hoy a cambiar y pronto verán los resultados.

Espero que sigan compartiendo conmigo sus experiencias y no dejen de darle LIKE a la pagina de Facebook, quienes tengan Twitter también pueden comentar y por supuesto para que esta pagina funcione mejor no dejen de darle click a los anuncios que son los que mantienen esta pagina.

Hasta la vista y pronto tendré unas historias mas para ustedes.







Publicar un comentario