Barra de vídeo

Loading...

martes, 21 de junio de 2016

Se acerca el retiro laboral, que hacer para no sufrirlo.


Carmen se esta acercando a los 65 años, lleva trabajando casi cuarenta y cinco años ininterrumpidos salvo por sus periodos de vacaciones obligatorios, pero la realidad es que nunca dejó de laborar en las diferentes empresas a lo largo de todos estos años.
Su vida laboral fue estable, casi siempre duró muchos años en cada una de las empresas en las que tuvo la oportunidad de trabajar, siempre como asistente de dirección y siempre trabajando con mucho ahínco.

Recuerdo que desde joven la escuela no era lo suyo, le costaba mucho trabajo pasar las materias y lloraba cada vez que tenía un examen o cuando tenia que elaborar algún trabajo especialmente si era de manualidades. Un día decidió ser secretaria, esa era una buena opción para quién no gustaba de las escuelas, las materias, los exámenes y otras cosas mas, por ello decidió estudiar esta carrera y que muy a su pesar también resultó pesada, taquigrafía y mecanografía eran las materias bases, su herramienta de trabajo una maquina de escribir mecánica marca Olivetti que su papá le compró en abonos para que estudiara y muchos paquetes de hojas carta de colores.


Fueron 4 años, largos, tediosos, de mucho trabajo, de mucho esfuerzo, de tardes y noches frente a la maquina tecleando y tecleando sin parar hasta que le llegaba la madrugada muchas veces.
Finalmente terminó su carrera de secretaria ejecutiva y rápidamente consiguió su primer trabajo en una oficina de gobierno en donde sin querer pasó 15 años y no se dio cuenta al lado del director.
Un día como todo en la vida, su jefe es despedido y por ende ella también sale de esa oficina y ahí comienza su andar por las empresas, siempre eficiente duraba 6 u 8 años en cada empleo, hasta que llega el ultimo en donde dura 10 años y un día con el jefe casi en retiro y los hijos heredando la empresa la despiden y en ese momento aparecen las nubes de la jubilación.

Para empezar, ella no estaba preparada porque siempre pensó que iba a durar trabajando toda la vida, lo cual es un gravísimo error ya que el estado les tiene contemplado a todos los trabajadores el momento de su jubilación, algo que a muchos no les pasa por la cabeza hasta que lo ven casi frente a sus narices.

Ahora la mente de Carmen se despeja y se divide en dos, el trabajo que esta por terminar y el inminente retiro, aquí es donde la persona se tiene que detener para meditar como se va a retirar. Muchos están cansados de la rutina diaria y piensan que será un alivio, otros están tan metidos en la rutina que sienten miedo de romperla y el temor crece de una forma desorbitada.
Ahora viene el momento de la verdad, que voy hacer con el tiempo que voy a tener para disfrutar de mi retiro. En algunos casos las personas sueñan con levantarse tarde, otros con disfrutar el hogar que no pudieron tener por pasarse la vida trabajando, otros mas cuidaran de los nietos, los menos pensaran en seguir trabajando pero ahora de manera independiente y creo que la mayoría llegaran a un punto de sus vida que cuando logren aplicar todas y cada una de las actividades que se habían propuesto descubrirán que les sobra el tiempo y que ya no tienen nada mas que hacer.
Ahí viene el momento de ruptura, ya que unos doblaran los brazos y se dejarán llevar por la tediosa rutina de todos los días hasta que la muerte los alcance y los menos reaccionaran para meditar seriamente que van hacer con todo ese tiempo que les sobra. Muchos se van a negar a rendirse y estarán pensando en buscar trabajo de nuevo, el problema es que son demasiado viejos para las empresas y los jóvenes vienen empujando fuerte.
Pero no todo esta perdido porque después de un tiempo empiezan a surgir alternativas para los que buscan, para los que la vida se les puede ir de las manos viendo televisión, sentados frente a la computadora o devorando libros todas las tardes, algunos mas haciendo llamadas por teléfono a todos los familiares o amigos y los peores, no haciendo nada mas que seguir una rutina tediosa.

Hoy por suerte hay muchas cosas que se pueden hacer, todo depende de cada persona y el deseo que puedan generar para lograrlo. Actividades que pueden ir desde lo físico, lo intelectual, lo material y hasta lo espiritual.
Y aquí vienen algunas recomendaciones que les pueden ser útiles para decidir que quieren hacer después del retiro pero que no sea de forma esporádica porque estas actividades al final pueden aburrir o ser cansadas.

Ante todo deben analizar como primicia cuales son sus habilidades y cualidades para poder escoger bien;

1.- Sea honesto(a) y acepte que es bueno(a) en algo.
Muchas personas piensan que no sirven para nada que no sea desarrollar un trabajo y se sorprenden cuando se les pone a prueba con algunas actividades manuales, se ponen a cocinar o toman un pincel y plasman sobre un lienzo ideas o toman un instrumento musical y descubren que pueden tocarlo con mucha facilidad.
La idea es intentarlo y explorar la posibilidad de llevar a cabo esa actividad de una forma regular.

2.- Una vez que descubra en que es bueno(a), pregúntese si tiene la pasión por esa actividad.
Hay personas que una vez retirados piensan en dedicarse a alguna actividad mas por entretenimiento que por desarrollar una habilidad que se tiene guardada, por ello es importante que aprendan a diferenciar entre lo que les gustaría hacer y lo que en realidad pueden hacer.

3.- Una vez que decida qué actividad le gusta, que es hábil para ésta y que le apasiona, tome lápiz y papel y márquese una meta para desarrollarla.

Este ejercicio será fundamental para decidir la actividad a la que se van a dedicar, por ello es importante que hagan una lista de cosas que les gustaría hacer y cosas en las que creen ser buenos, esto les ayudará a ir eliminando algunas actividades que pueden crearles frustración.

No es lo mismo pensar que les gustan los postres a querer dedicarse a cocinar o preparar postres, pueden llegar a confundirse. No es lo mismo soñar con tocar el piano que descubrir que son torpes con las manos y que nunca podrán ligar una canción completa. Esto evitará la frustración.

 4.-La meta es importante porque será el motor que le impulsará a llevarla a cabo de principio a fin.

Una vez que decidan la actividad, tienen que ponerse metas porque si no lo hacen el entusiasmo se convertirá en enojo lo que los llevará a odiar lo que comenzó como algo divertido.

En este paso deben tomar muy en serio la actividad, casi tan seria como el ir a trabajar, esto les permitirá sentir responsabilidad y al mismo tiempo gusto. Si no lo hacen así es muy posible que lo abandonen mientras menos se den cuenta.

5.-Una vez trazada la meta póngase limites en tiempo, esto quiere decir que debe haber planes a corto, mediano y largo plazo.

El tiempo es una buena limitante porque aquí lo importante es que aprendan a balancear sus actividades, esto quiere decir que si han decidido aprender a jugar ajedrez no pueden pasarse 8 horas seguidas jugándolo pues acabaran hartos y su familia lo va a resentir también, eso les pasa mucho a lo señores que comienzan a jugar golf.

Los plazos también son buenos porque deben aprender a llevar su actividad, pero siempre creciendo en ella y logrando aumentar la capacidad, el conocimiento y la experiencia, esto quiere decir que si deciden incorporarse a un grupo coral no solo se trata de cantar para pasar la tarde, se trata de dedicarse en serio para lograr presentarse en público y no una vez sino muchas veces y en mejores escenarios cada presentación.

 6.-Encuentre un motivo más allá de la distracción, esto quiere decir que la actividad que desarrolle debe permitirle lograr 3 cosas;

DESARROLLO PERSONAL

Piense que la actividad a la que se va a dedicar le va a permitir crecer como persona, esto quiere decir que si desea hacer ejercicio no solo lo haga por salud, también debe hacerlo para verse más joven, para competir consigo mismo y descubrir que tiene más capacidad física de la que usted creía y que en cada logro usted y su familia se sentirán orgullosos.

 
DESARROLLO PROFESIONAL

En este aspecto usted debe pensar que no solo se trata de estar ocupado, también puede lograr obtener una medalla, un reconocimiento, un diploma o algún premio que le permita encontrar en esta actividad un motivo extra.

Si a usted le gusta correr no solo lo haga por gusto, trate de inscribirse en la carrera del domingo en el bosque y trate de ganarla, esto será una motivación extra que le permitirá concentrarse en ello.

Si usted desea pintar póngase la meta de exhibir en un espacio, vender sus obras y porque no, recibir un premio por sus cuadros.


SATISFACCIÓN.

Una vez que ha encontrado el pretexto para desarrollarse de forma personal y profesional los logros deben provocarle una satisfacción de que está haciendo bien las cosas y esto será motivo suficiente para nunca más dejar la actividad hasta el día de la muerte.

Si usted al final decidió dedicarse al canto, cada vez que lo haga piense que es lo más grande que ha logrado en su vida y que nunca hubiera imaginado llegar hasta donde se lo propuso.

Este sentimiento de satisfacción se verá reflejado en su actitud hacia los demás y por ende sus relaciones con los demás serán increíbles. La sensación de orgullo de la familia puede ser un combustible para el adulto mayor y un motivo mas para vivir en plenitud.



 Hoy en día existen muchas organizaciones tanto privadas como públicas que le ayudarán a escoger la actividad que más les plazca y en muchos lugares pueden resultar muy económicas y hasta gratuitas, por ello no dejen que el retiro los retire hasta que llegue la muerte, tomen el control de su retiro y llámenle semi retiro porque hay vida más allá del retiro.

 Espero que estos sencillos consejos les sean de utilidad, no dejen de compartirlos con sus amistades, no dejen de darle LIKE a la página de Facebook y si desean que les llegue el blog directo a su mail no dejen de suscribirse en este mismo espacio.



Hasta la próxima historia.








Publicar un comentario