Barra de vídeo

Loading...

viernes, 25 de marzo de 2016

La bipolaridad en la tercera edad, como detectarla.


Siguiendo con nuestros artículos ahora se me ha presentado la ocasión para tocar el tema de la bipolaridad en las personas adultas mayores, como afecta en la familia y que hacer para manejarla.

Encontré una pagina donde de manera sencilla y practica nos explican que es y como se puede manejar, voy a copiar los textos y al final les dejo el link donde podrán consultar la información con mas detalle.

http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/diseases-conditions/bipolar-disorder.html





¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que provoca cambios extremos en el estado de ánimo. Esta afección también se llama enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener trastorno bipolar. Lo pueden tener personas de todas las edades.

¿Existen diferentes tipos de trastorno bipolar?

Sí. Existen varios tipos distintos de trastorno bipolar. El tipo que usted tenga depende de con qué rapidez pasa de episodios maníacos a la depresión y de nuevo a episodios maníacos, así como de cuán graves son los síntomas

¿Cuáles son algunos de los signos del trastorno bipolar?

En ocasiones, una persona que tiene trastorno bipolar podría sentirse muy feliz, lleno de energía y capaz de hacer cualquier cosa. Es posible que la persona no desee descansar cuando se sienta de esta manera. Esta sensación se llama manía. En otras ocasiones, una persona que tiene trastorno bipolar podría sentirse muy triste y deprimido. Es posible que la persona no desee hacer nada cuando se sienta de esta manera. Esto se llama depresión. Las personas que tienen trastorno bipolar pueden pasar rápidamente de episodios maníacos a la depresión y de nuevo a episodios maníacos.
Otros signos de manía incluyen los siguientes:

Sentirse muy irritable o enojado.
Pensar y hablar tan rápido que otras personas no pueden seguir sus pensamientos.
No dormir nada.
Sentirse muy poderoso e importante.
Tener problemas para concentrarse.
Gastar demasiado dinero.
Abusar del alcohol y de las drogas.
Tener relaciones sexuales sin tener el cuidado de prevenir el embarazo o las enfermedades.

Otros signos de depresión incluyen los siguientes:

No tener interés ni obtener placer por las cosas que usted solía disfrutar, incluidas las relaciones sexuales.
Sentirse triste o atontado.
Llorar con facilidad o por ningún motivo.
Sentirse más lento, o inquieto e irritable.
Sentirse sin valor o culpable.
Cambios en el apetito. Cambios involuntarios en el peso.
Problemas para recordar cosas, concentrarse o tomar decisiones.
Dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.
Problemas para dormir o querer dormir todo el tiempo.
Sentirse cansado todo el tiempo.
Pensamientos sobre la muerte y el suicidio.

¿Cuál es la causa del trastorno bipolar?

El trastorno bipolar podría ser provocado por un desequilibrio químico en el cerebro. A veces, se transmite de padres a hijos. Si usted tiene un padre que tiene el trastorno bipolar, tiene mayores probabilidades de tenerlo

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Su médico de familia puede tratar el trastorno bipolar. Es posible que su médico de familia desee que usted consulte a un psiquiatra también. Usted y sus médicos trabajarán juntos para controlar los cambios en el estado de ánimo y asegurarse de que continúe estando bien.
El trastorno bipolar se trata con medicamentos para detener los cambios en el estado de ánimo. Los estabilizadores del estado de ánimo se utilizan para equilibrar los picos de manía y depresión del estado de ánimo. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a reducir los síntomas de la depresión. Es posible que su médico agregue otros medicamentos a medida que los necesite. Estos medicamentos no empiezan a funcionar de inmediato, pero empezará a notar una diferencia en el estado de ánimo después de algunas semanas. Asegúrese de tomar sus medicamentos exactamente como se lo indique su médico.
La asesoría puede ayudarlo con el estrés, las inquietudes familiares y los problemas de pareja. Es importante obtener asesoría si usted tiene trastorno bipolar.
Algunas personas que tienen trastorno bipolar no desean recibir tratamiento. A menudo, no se dan cuenta de cuánto afecta sus vidas y las vidas de las personas a su alrededor. Además, se sienten muy productivas y poderosas durante la fase maníaca y no están dispuestas a renunciar a esto.

¿Qué puedo hacer para ayudarme a sentirme mejor?

Comparta todos los síntomas, los antecedentes de salud y los antecedentes de salud familiares con su médico. A muchas personas que tienen el trastorno bipolar no se las diagnostica correctamente. Un diagnóstico correcto le brinda las mejores probabilidades de obtener un tratamiento útil.

Lea sobre el trastorno bipolar y coméntele a su familia lo que aprendió. Su médico puede sugerir recursos para ayudarlo a obtener más información.
Tenga una rutina regular. Acuéstese y despiértese a alrededor de la misma hora, todos los días. Coma alimentos que sean buenos para usted y haga ejercicio en horarios regulares.
Tome los medicamentos todos los días y no deje de tomarlos incluso si empieza a sentirse mejor. Es posible que los medicamentos y la terapia tarden en tener un efecto en su vida. Intente ser paciente y concentrarse en sus metas.
Evite la cafeína y los medicamentos de venta libre para los resfriados, las alergias y el dolor. Pregunte a su médico antes de beber alcohol o utilizar cualquier otro medicamento.
Intente evitar el estrés.
Aprenda los signos de advertencia tempranos de la enfermedad. Informe a su médico cuando nota cambios en el estado de ánimo o la conducta.
Únase a un grupo de apoyo. Usted y su familia pueden compartir información y experiencias con el grupo de apoyo

Ahora bien, ya vimos el problema de forma general pero el tema que nos ocupa a nosotros es el de las personas de la tercera edad y por ello les copiaré otra pagina que toca el tema especifico de las personas mayores de 65 años.

Esta pagina es un estudio muy serio y muy completo que hace referencia al problema desde un punto de vista clínico y ofrece soluciones medicas muy avanzadas. Voy a poner solo algunos párrafos para que nos sirvan de referencia y si alguno desea ahondar en tema les recomiendo visitar la pagina para lo cual les dejo el link.


http://www.elsevier.es/es-revista-psiquiatria-biologica-46-articulo-trastorno-bipolar-geriatrico-90155514

Resumen

Dado que los ancianos es el segmento de la población que crece más rápidamente, el número de ancianos con trastorno bipolar también va aumentando. El trastorno bipolar geriátrico es relativamente infrecuente, con una prevalencia-vida estimada de 0,5% a 1%, aunque aproximadamente del 4% al 17% de los pacientes ancianos en ámbitos psiquiátricos clínicos padecen un trastorno bipolar. LOs pacientes bipolares ancianos padecen una carga de problemas médicos desproporcionada. Dadas la naturaleza compleja de este trastorno, la comorbilidad, y las alteraciones conductuales, diversas intervenciones pueden estar indicadas, entre las cuales se incluyen farmacoterapia, terapia electro-convulsiva, psicoterapias, y modelos de cuidados integrados. Es necesaria mayor investigación para comprender mejor la epidemiología, fenomenología, y tratamiento del trastorno bipolar geriátrico.

Epidemiología

Los datos existentes sobre la prevalencia del trastorno bipolar geriátrico difieren en los distintos estudios, y ello es atribuible probablemente a la complejidad y heterogeneidad de la enfermedad bipolar, a las dificultades derivadas de la identificación de los casos, la clasificación de estos y la diversidad de contextos, así como a las metodologías de estudio. La Epidemiologic Catchment Area Survey (1988) indicó una tasa de prevalencia en 12 meses de un 0,1% para el trastorno bipolar en individuos de edad igual o superior a 65 años según los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, tercera edición (DSM-III)3. En los individuos de 65 años o más, Unutzer et al.4 describieron una tasa de prevalencia del 0,25%, mientras que para Hirschfeld et al.5 era del 0,5%. La tasa de prevalencia durante la vida más elevada (1%) ha sido la descrita por Kessler et al.6 en la National Comorbidity Survey Replication de EE.UU. en los individuos de edad igual o superior a 60 años según los criterios del DSM cuarta edición (DSM-IV). Parece, pues, que el trastorno bipolar geriátrico es relativamente infrecuente en la sociedad, con una tasa de prevalencia puntual del orden del 0,1 al 0,5%, y una tasa estimada de prevalencia a lo largo de la vida del orden del 0,5 al 1%. Fenomenología, evaluación y diagnóstico

En general, los pacientes con trastorno bipolar pueden tener formas de presentación clínica diversas, entre las que se encuentran las siguientes: manía bipolar i , hipomanía bipolar i , depresión bipolar i , estados mixtos bipolares, hipomanía bipolar ii , depresión bipolar ii , ciclotimia bipolar, trastorno bipolar no especificado y trastorno del estado de ánimo debido a trastorno médico general. Se ha descrito que el diagnóstico erróneo del trastorno bipolar es uno de los principales factores que pueden retrasar el tratamiento y la recuperación funcional5, 48.
La fenomenología del trastorno bipolar geriátrico no ha sido bien estudiada, y el diagnóstico basado en la forma de presentación clínica resulta difícil debido a la comorbilidad médica. Kessing49 señaló que, en comparación con una cohorte de pacientes jóvenes de edad igual o inferior a 50 años (n=867), los pacientes de 50 años o más (n=852) presentaron con más frecuencia episodios depresivos graves y síntomas psicóticos (32,0 frente a 17,0%), así como hipomanía (16,4 frente a 12,7%) o episodios maníacos sin psicosis (37,5 frente a 28,7%). En cambio, otros estudios no han mostrado diferencias de síntomas entre los pacientes de más de 60 años y los de menos de 40.

Tratamiento

Dada la naturaleza compleja del trastorno bipolar geriátrico, la comorbilidad y las alteraciones conductuales, puede ser necesaria una intervención con ingreso hospitalario con fines de estabilización, seguridad y estudio diagnóstico médico y psiquiátrico. Otras opciones son el tratamiento ambulatorio intensivo en un hospital de día y el seguimiento ambulatorio intensificado. Al igual que ocurre en los pacientes con trastorno bipolar de grupos de edad mixta, los tratamientos pueden diferir en función de la polaridad de la enfermedad, la gravedad de los síntomas y la fase del trastorno (tratamiento agudo frente a tratamiento de estabilización y frente a tratamiento de mantenimiento.

Áreas de interés para futuros estudios

Dado que los ancianos son el grupo de población con un crecimiento más rápido en la población de Estados Unidos, y teniendo en cuenta que el número de ancianos con trastorno bipolar está aumentando y que estos se ven afectados de manera desproporcionadamente alta por la complejidad de la enfermedad y por la comorbilidad, un mejor conocimiento de la fenomenología, la fisiopatología y el tratamiento del trastorno bipolar a una edad avanzada tiene una considerable importancia para la salud pública. Las áreas de especial interés para el estudio son las de la comorbilidad médica y la relación entre los factores contribuyentes comunes o solapados, y los enfoques terapéuticos específicos que pueden diferir de las recomendaciones de las guías actuales para el tratamiento del trastorno bipolar. Los pacientes geriátricos con trastorno bipolar suelen ser excluidos de los ensayos controlados y aleatorizados. Sin embargo, la simple extrapolación de los resultados obtenidos en poblaciones de adultos jóvenes con trastorno bipolar tomadas como una referencia estándar en la que basar la asistencia clínica puede conducir a suposiciones incorrectas respecto a las necesidades de tratamiento y la respuesta al mismo. Existe una urgente necesidad de estudios prospectivos centrados específicamente en los pacientes geriátricos con trastorno bipolar. Por último, un enfoque integrado de neurociencias, que incluya y evalúe múltiples dominios clínicos y neurobiológicos relevantes, como los subtipos clínicos, el estado cognitivo, las técnicas de neuro-imagen y la genética, puede ser útil para predecir la respuesta individual al tratamiento.

Les dejo además una breve guía de los síntomas para que observen a su familiar y si detectan algunos de estos comportamientos servirá para pedir una cita con el medico para que se le atienda lo mas pronto posible, recuerden que estos síntomas pueden ser apenas perceptibles y en otros casos muy evidentes.

Síntomas de las fases de manía en el trastorno bipolar

http://www.webconsultas.com/trastorno-bipolar/sintomas-de-las-fases-de-mania-3645

Durante las fases maníacas en el trastorno bipolar el paciente experimenta sentimientos de euforia excesivos y desproporcionados, y su actividad física también es exagerada. La manía es menos frecuente que la depresión y suele pasar más desapercibida, ya que las personas que sufren episodios de manía no siempre los consideran un problema mental y a menudo no los consultan con el médico, sobre todo si la manía se manifiesta sin que se haya producido un episodio depresivo previo. Los síntomas característicos de los episodios maníacos son:
Síntomas generales

Estado de ánimo alegre, que suele ser excesivo en relación con los acontecimientos.
Puede haber pacientes que se muestren sobre todo irritables.
Gran autoestima. Delirios de grandeza.

Síntomas somáticos


Trastornos del sueño: duermen poco, pero no se sienten cansados.

Trastornos del apetito: suelen comer mucho, pero también hay pacientes que no comen casi; en cualquier caso, no suelen engordar debido al aumento de la actividad física.

Trastornos sexuales: aumento del deseo y la actividad sexual, adoptando conductas que pueden suponer riesgos para su salud, como no tomar precauciones para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Sensación de aumento de energía, por lo que se ven capaces de hacer esfuerzos que antes les parecían imposibles.

Alteraciones del comportamiento

Desprecio del riesgo y de las consecuencias de su conducta: así, los pacientes gastan mucho dinero, abandonan su trabajo, hacen regalos muy costosos e inadecuados, se meten en negocios arriesgados, se vuelven promiscuos sexualmente, abusan del alcohol...
Aspecto llamativo en lo referente a la estética, aunque en los casos más graves, con mucha hiperactividad, llegan a descuidar su aspecto físico.
Gran hiperactividad física: se implican en muchas actividades, lo que puede llevarles al agotamiento.
Hiperactividad mental: hablan muy rápido porque sus pensamientos discurren con gran celeridad; al pensar más rápido de lo que se puede hablar hay pensamientos que se pierden (fuga de ideas

Después de leer esta información entendemos que la bipolaridad en las personas mayores existe, es real y que muchas personas o no saben que su familiar lo tiene o se niegan a aceptarlo por miedo a no saber que hacer.

Es importante darle cara al problema y platicarlo con la persona ya que una vez detectado se puede controlar y ello ayudará a que tanto la persona como la familia aprendan a detectar y vivir con los constantes cambios de humor de nuestro familiar.
Tal vez encuentren que la persona se niegue a aceptar que tiene el problema y por ello será importante que acudan con un medico para que el como profesional le explique al adulto mayor cuales son los síntomas y como se pueden atender.

Espero que les sea útil este tema.








Publicar un comentario